MEJORA CONTINUA KAIZEN. EL MILAGRO JAPONES

-El equipo
La Mejora Continua Kaizen tiene su origen en dos ingenieros norteamericanos, Edward Deming visionario en su tiempo del sistema de calidad y de su aplicación práctica  y Joseph M. Juran experimentado administrador del sistema. Ambos  fueron invitados a unos seminarios de empresas, en diferentes epocas (1950 y 1954) por el  Japón de la postguerra, con el objeto de captar nuevos conocimientos para luchar con la nefasta industria de la epoca. Deming y Juran fueron pues los precursores del sistema KAIZEN, mejora continua, literalmente traducido del japones "cambio y bondad". Mejoramiento progresivo.

Los enseñanzas de Deming y Juran tuvieron su mejor alumno en otro ingeniero,  japonés,  Kauro Ishikawa. Los tres ingenieros dieron el impulso a un nuevo sistema de gestion de la calidad, a una nueva filosofia.La aplicación del sistema de mejora continua Kaizen en el entramado japones se considera el  origen de lo que se ha dado por llamar el milagro japones. Unos conocimientos que fueron importados de norteamerica, y que posteriormente se convierte en una filosofia de gestión exportada por Japon al resto del mundo.

El sistema de mejora continua KAIZEN es el precursor de la norma ISO (International Organitation for Standardization). En su filosofia y sus principios se basa este sistema de gestión.

La filosofia de la mejora continua Kaizen es admitir que todo  proceso es mejorable, todas las organizaciones necesitan mejorar. Asi se consigue la calidad total, detectando los errores por fallos en los procesos,  mejorando desde el origen y no detectandolos a posteriori a través de inspecciones del producto final.

El sistema KAIZEN se basa en que en toda organización siempre hay algo que mejorar, no permite procesos ociosos, todo es mejorable y hay que perseguir la mejora total, para ello cuenta con la implicación de todas las personas de la organización. Todos los estamentos de la empresa tienen que estar implicados en el sistema, incluida la gerencia. Las mejores ideas, las mejores propuestas de mejoras parten de los trabajadores.

Todos los subsistemas, todos los procesos son susceptibles de una mejora continua. Para ello la filosofia tiene que estar compartida por todo el personal y equipo directivo.

La clave del éxito se encuentra en la implicación del personal y por ello los trabajadores tienen que estar motivados, tienen que implicarse en el sistema y la gerencia la primera implicada. Por ello se precisa de un ambiente de trabajo idóneo, de una organización que perfile los objetivos de calidad anuales, seguimiento, controles, mediciones y rectificaciones de las no conformidades del sistema. Se deben establecer unos estandares de mejoras, unas mediciones, y esta estandarización no debe ser estática, todos los estandares son mejorables.

Esta busqueda de la mejora continua de los procesos es compatible con las necesidades de los clientes, por lo que permite la satisfacción de estos y por consecuente la ampliación de mercados, así como mayor productividad, menos derroches lo que implica mayor ahorro y menor costo.





No hay comentarios: